EN RECUERDO DE UNA CANDILEJA ROTA

Shangay Lily Alkorkón
Cuando desaparece una gran luchadora, a su manera, por los derechos lgtbi y por la decencia en general, parece como que el hueco que deja no lo van a llenar jamás. Y es cierto. El hueco de un ser excepcional no se llena con otro ser, aunque sea igual de excepcional, así que queda el vacío. Shangay Lilí ha muerto. Parece que hablar de la defunción de ciertos seres es una broma porque pensamos que no se van a ir nunca, pero Shangay se fue, en la noche del 11 de abril, de esta primavera.

Evidentemente que las loas llenarán las páginas de los periódicos que deseen recordar a este personaje controvertido, travestido, con el turbante que le daba identidad (a lo Simone de Beauvoir) y ese acento de ser de lejos. No puede ser de otra manera. Pudo quedar instalada en el sistema y prefirió plantarle cara, poner su voz y derramar su tinta por tantas causas de las que se abanderó.

Resultaba incómoda para las gentes bienpensantes, para los hipócritas de rezo diario y para los que acuñan sus fortunas con ERES que exportan pobreza. La incomodidad que procuraba a estas “gentes de bien” era una señal de victoria de esta dama que supo pasar del escenario a la barricada y que convirtió en cocktail incendiario el blody Mary de veladas de lentejuelas y boas de marabú.

Es cierto que ni tan siquiera los personajes más grandes e ilustres están exentos de tener una mácula en su hoja de servicio. También pertenece a la verdad construida, que no revelada, que las manchas en esa hoja son como las manchas del leopardo, un elemento que distingue y embellece. Hoy no hay espacio para el reproche, ni tiempo para buscarlos ni ganas de escribirlos. Hoy es tiempo de dedicar a un ser excéntrico y revolucionario el homenaje póstumo, no sin edulcoración, a quien puso su dedo en mil llagas, su lengua a vibrar en pos de mil causas y su figura y personaje a campar por mil caminos.

No se si creó tendencia, si fue pionera, original o una adelantada a su tiempo, no me importan esas categorías. Shangay Lilí ha muerto y con su marcha se para un látigo que castigaba a los malignos, a la maldad, a la hierba mala. Esto es lo que hoy señalo como vital y como importante: la dimensión de la sombra proyectada de un ser que pudo vivir en la frivolidad y se pasó, sin cambiar de su aspecto ni una sola pluma, al compromiso embarrado, a la lucha que fatiga y a morar con los débiles en sus trincheras. Descansa en paz Shangay Lilí.

Texto de Alejandro Mora, portavoz LGTBH de Respeta.

palabras de respeta lgtbh en el tanatorio de Shangay lilyPalabras escritas por nuestra compañera Paloma Ripoll, portavoz de Respeta LGTBH Lavapiés que acompañada de Adolfo Martínez asistieron al tanatorio. En el cual transmitieron el Respeto y admiración de nuestra asociación en general y en particular de Fran Juntas coordinador de Alcorcón que no ha podido personarse.

Por el trabajo, sacrificio y lucha constante e incansable de Shangay Lily por nuestra comunidad.

Desde Alcorcón en esta noche de 13 de abril cerramos este recordatorio con el vídeo del pregón tan tuyo que diste en nuestras fiestas Por y Para el Pueblo aquel 2013.

Siempre en nuestros corazones Shangay Lily.
Equipo Respeta LGTBH 2016.

Comments are closed